ENTRANTESRecetas

Como hago las patatas chips en casa

Hoy os voy a enseñar cómo hacer patatas chips en casa y cómo acompañarlas con unas salsas deliciosas. ¿A quién no le gustan las patatas chips? Son crujientes, saladas y muy adictivas. Pero también son muy grasientas y poco saludables si las compramos en el supermercado. Por eso, os propongo una forma de hacerlas en casa con ingredientes naturales y sin freír. Así podéis disfrutar de este snack sin remordimientos.

Lo primero que necesitamos son unas patatas, preferiblemente de la variedad agria, que son las más adecuadas para hacer chips. Las lavamos bien y las secamos con un paño. Luego, las cortamos en rodajas muy finas, usando una mandolina o un cuchillo afilado. Cuanto más finas, mejor, porque así quedarán más crujientes. Las ponemos en un bol con agua fría y las dejamos reposar unos 15 minutos para que suelten el almidón.

Mientras tanto, precalentamos el horno a 180ºC y forramos una bandeja con papel vegetal. Escurrimos las patatas y las secamos bien con papel de cocina. Las colocamos en una sola capa sobre la bandeja, sin que se solapen. Las rociamos con un poco de aceite de oliva y sal al gusto. También podemos añadir otras especias, como pimentón, ajo en polvo o romero, para darles más sabor.

Horneamos las patatas durante unos 15-20 minutos, o hasta que estén doradas y crujientes. Las sacamos del horno y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Ya tenemos nuestras patatas chips caseras listas para comer. Pero no estarían completas sin unas salsas para mojar. Os sugiero tres opciones muy fáciles de hacer:

Salsa de queso: mezclamos en un bol 100 g de queso crema, 50 g de queso rallado (el que más nos guste), una cucharada de leche, sal y pimienta. Lo calentamos en el microondas unos segundos y removemos hasta que quede cremoso.
Salsa de yogur: mezclamos en otro bol 200 g de yogur natural, dos cucharadas de mayonesa, una cucharadita de mostaza, sal, pimienta y cebollino picado.
Salsa de tomate: ponemos en un cazo 200 g de tomate frito, una cucharada de kétchup, una cucharadita de vinagre, una pizca de azúcar, sal y orégano. Lo calentamos a fuego medio hasta que reduzca un poco.

Servimos las patatas chips con las salsas en cuencos aparte y a disfrutar. Espero que os haya gustado esta receta y que la probéis en casa. Si lo hacéis, no olvidéis compartir vuestras fotos y comentarios conmigo. Hasta la próxima.


Descubre más desde Tu Revista de Cocina

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.