POSTRESRecetas

Recetas de Postres típicos andaluces

En este artículo te voy a contar sobre cuatro postres típicos andaluces con su receta detallada y su lugar de procedencia. Espero que te guste y que te animes a probarlos.

1. Pestiños: Son unos dulces fritos de masa de harina con especias y anís, que se bañan en miel o azúcar. Su origen se remonta al siglo XVI y se cree que provienen de la cocina árabe. Se suelen preparar para Navidad o Semana Santa en toda Andalucía, pero especialmente en Sevilla, Cádiz y Málaga .

Para hacer los pestiños necesitas:

– 500 g de harina
– 150 ml de aceite de oliva
– 50 ml de vino blanco
– 1 cucharadita de sal
– 1 cucharadita de anís en grano
– 1 cucharadita de ajonjolí
– 1 cucharadita de canela
– Miel o azúcar para bañarlos

Elaboración:

– Calienta el aceite en una sartén con el anís y el ajonjolí hasta que empiecen a saltar. Cuela el aceite y reserva.
– En un bol, mezcla la harina con la sal y la canela. Añade el aceite aromatizado y el vino blanco y amasa hasta obtener una masa homogénea y elástica.
– Estira la masa con un rodillo sobre una superficie enharinada hasta que quede fina. Corta rectángulos de unos 10 x 5 cm y haz un corte en el centro de cada uno.
– Pasa un extremo del rectángulo por el corte y forma una especie de lazo. Repite con el resto de la masa.


– Fríe los pestiños en abundante aceite caliente hasta que estén dorados por ambos lados. Escúrrelos sobre papel absorbente.
– Calienta la miel con un poco de agua en un cazo hasta que se licue. Baña los pestiños en la miel y colócalos sobre una bandeja. Si prefieres, puedes espolvorearlos con azúcar en lugar de miel.

2. Pan de Cádiz: Es un dulce típico de Cádiz, que consiste en un panecillo de mazapán relleno de fruta confitada, cabello de ángel o batata. También se le conoce como turrón de Cádiz y se suele consumir en Navidad .

Para hacer el pan de Cádiz necesitas:

– 500 g de almendra molida
– 500 g de azúcar glas
– 2 huevos
– Ralladura de limón
– Fruta confitada al gusto (calabaza, cidra, cereza, etc.)
– Cabello de ángel o batata cocida y triturada
– Azúcar glas para decorar

Elaboración:

– En un bol, mezcla la almendra molida con el azúcar glas, la ralladura de limón y una clara de huevo. Amasa hasta obtener una pasta homogénea y compacta.
– Divide la masa en dos partes iguales y estira una de ellas sobre una superficie enharinada hasta que quede fina. Forra un molde redondo o cuadrado con esta masa, dejando que sobresalga por los bordes.
– Rellena el molde con capas alternas de fruta confitada picada y cabello de ángel o batata, presionando bien para que queden compactas.


– Estira la otra parte de la masa y cubre el relleno con ella, sellando los bordes con la masa sobrante.
– Pinta la superficie con una yema de huevo batida y espolvorea con azúcar glas.
– Hornea el pan de Cádiz a 180ºC durante unos 20 minutos o hasta que esté dorado.
– Deja enfriar y desmolda. Corta en porciones y disfruta.

3. Roscos fritos: Son unas rosquillas fritas elaboradas con harina, huevos, azúcar y aromatizadas con limón, naranja o anís. Se suelen preparar para Semana Santa o para cualquier ocasión especial en toda Andalucía, pero especialmente en Málaga .

Para hacer los roscos fritos necesitas:

– 500 g de harina
– 4 huevos
– 150 g de azúcar
– 100 ml de aceite de oliva
– Ralladura de limón o naranja
– 1 sobre de levadura química
– Aceite para freír
– Azúcar para rebozar

Elaboración:

– En un bol, bate los huevos con el azúcar hasta que estén espumosos. Añade el aceite y la ralladura de limón o naranja y mezcla bien.
– Tamiza la harina con la levadura e incorpórala poco a poco a la mezcla anterior, amasando hasta obtener una masa suave y manejable.
– Forma bolitas con la masa y hazles un agujero en el centro con el dedo. Dales forma redondeada y alarga el agujero para que no se cierre al freírlos.
– Fríe los roscos en abundante aceite caliente hasta que estén dorados por ambos lados. Escúrrelos sobre papel absorbente.
– Reboza los roscos en azúcar mientras estén calientes y colócalos sobre una bandeja.

4. Tocinillo de cielo: Es un postre cremoso elaborado con yemas de huevo, azúcar y agua. Su origen se remonta al siglo XIV, cuando las monjas del convento del Espíritu Santo de Jerez aprovechaban las yemas que les sobraban a los bodegueros que usaban las claras para clarificar el vino .

Para hacer el tocinillo de cielo necesitas:

– 12 yemas de huevo
– 500 g de azúcar
– 250 ml de agua
– Caramelo líquido

Elaboración:

– En un cazo, pon el azúcar y el agua a fuego medio hasta que se disuelva el azúcar y se forme un almíbar ligero.
– Retira del fuego y deja enfriar un poco.
– En un bol, bate las yemas ligeramente con un tenedor sin hacer espuma.
– Añade el almíbar poco a poco a las yemas, sin dejar de remover con el tenedor.
– Cuela la mezcla para eliminar posibles grumos.
– Cubre el fondo y las paredes de un molde rectangular o redondo con caramelo líquido.
– Vierte la mezcla sobre el caramelo y cubre el molde con papel aluminio.
– Cuece el tocinillo al baño maría en el horno a 180ºC durante unos 40 minutos o hasta que esté cuajado.
– Deja enfriar completamente y desmolda con cuidado. Corta en porciones y sirve.


Descubre más desde Tu Revista de Cocina

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.